¿El metaverso cambiara el futuro?

metaverso

El metaverso cambiará nuestras vidas. Puede parecer ciencia ficción a estas alturas, pero en los próximos años empezaremos a experimentar los mundos virtuales de la misma manera que experimentamos nuestros propios hogares hoy en día.

Estos mundos serán inmensos y envolventes y tendrán un potencial increíble para la educación, el entretenimiento, la socialización, la creatividad y mucho más.

Primero, tenemos que definir las palabras que estamos usando.

Los términos "realidad virtual", "realidad aumentada" y "realidad mixta" suelen utilizarse indistintamente. Pero no son lo mismo.

La realidad virtual (RV) es un entorno simulado por ordenador que puede experimentarse con unos auriculares o gafas, como Samsung Gear VR y Oculus Rift.

La percepción sensorial del usuario del mundo virtual se simula mediante sonidos, gráficos y otros estímulos generados por ordenador que le permiten vivir en él como si fuera real.

El usuario puede desplazarse por el espacio virtual según su libre albedrío e imaginación, igual que cuando camina por la vida real, sólo que esta vez sin limitaciones físicas.

La realidad aumentada (RA), por su parte, se produce cuando el contenido digital se mezcla con el entorno físico utilizando tecnología portátil como las Google Glass o las Microsoft HoloLens.

El resultado es una versión mejorada de tu visión de la realidad: los objetos digitales aparecen superpuestos a tu visión del mundo físico como si estuvieran realmente allí.

¿Perderemos la privacidad en el metaverso?

El futuro es incierto, pero una cosa es segura: la privacidad será una de las principales preocupaciones. Hay dos escenarios posibles.

  • Uno, la gente estará menos preocupada por la privacidad en el metaverso y compartirá de buen grado más información de la que compartiría fuera.
  • Dos, la gente seguirá manteniendo su vida privada y no compartirá tanta información en un esfuerzo por protegerse de los hackers u otras amenazas que están presentes en el mundo físico (por ejemplo, el robo de identidad).

Creo que hay muchas posibilidades de que ambos escenarios se den simultáneamente, dependiendo del tipo de mundo en el que vivamos cuando la RV se convierta en la corriente principal.

Aunque algunos podrían suponer que esto significa que perderemos nuestro derecho a la autonomía personal al convertirnos en parte de algo más grande que nosotros mismos, como ocurrió con Matrix en 1999, cuando se estrenó la primera película basada en esta idea.

Sin embargo, en todo caso, podría tener beneficios positivos, como la mejora de la calidad de la asistencia sanitaria en general en múltiples países debido a un mejor acceso, lo que se derivaría directamente de que esta tecnología se aplicara con éxito a escala con el tiempo.

¿Modificará la gente su cuerpo para interactuar más profundamente con el metaverso?

¿Estará la gente dispuesta a modificar su cuerpo para el metaverso?

La respuesta es sí. La gente ya se modifica con tatuajes y piercings, así que ¿por qué no ir más allá? Los tatuajes de realidad aumentada, por ejemplo, podrían hacerse populares como forma de interactuar con objetos digitales en el espacio 3D.

Modificar el cuerpo de este modo sería probablemente más habitual que llevar gafas o lentillas.

¿Qué modificaciones podríamos hacer en nuestro cuerpo para interactuar más profundamente con el metaverso?

Las modificaciones podrían incluir:

  • Implantes de globos oculares que permitan ver los objetos virtuales con la misma claridad que los reales (algunas personas ya utilizan una tecnología similar en la actualidad).
  • Implantes de retina que permitan una agudeza visual aún mayor (una tecnología similar también está en fase de desarrollo).
  • Nervios implantados en los dedos de las manos o de los pies para que puedan sentir sensaciones de textura al tocar superficies virtuales u objetos físicos mientras están inmersos en entornos de RV/AR (esta tecnología existe desde 2007).

¿Qué pasaría si el metaverso nos ayudara a superar la discapacidad?

Es una afirmación audaz, pero que podemos respaldar con pruebas. El metaverso ya ha cambiado nuestras vidas para mejor en muchos aspectos: es una herramienta interactiva que permite a las personas interactuar entre sí y explorar su entorno de nuevas maneras. Algunos ejemplos:

  • Tu teléfono inteligente puede mostrarte direcciones del punto A al punto B, ¿pero ¿qué pasaría si también pudiera dar direcciones a tus amigos? Podrías obtener información sobre lugares o actividades sin tener que preguntar directamente a otra persona (y arriesgarte a ofenderla).
  • Si tienes problemas para leer un texto impreso debido a la dislexia o a alguna otra discapacidad, ahora existe una aplicación que utiliza el aprendizaje automático para convertir las palabras en archivos de audio para que te resulte más fácil entenderlas (y para que a los demás tampoco les importe escucharlas).
  • Los videojuegos pueden utilizarse como herramientas de fisioterapia; al jugarlos regularmente y a un cierto ritmo, los pacientes lesionados se recuperan más rápido que los que no se dedican a diario a estas divertidas actividades.

Es difícil predecir cómo cambiará nuestras vidas el metaverso, pero está claro que lo hará.

Quizá te preguntes: ¿cómo cambiará el metaverso nuestras vidas? ¿Y cómo podemos siquiera empezar a imaginar cómo podría ser?

Bueno, hay algunas cosas básicas de las que podemos estar seguros. En primer lugar, el metaverso cambiará nuestra forma de relacionarnos con los demás y de interactuar con la tecnología.

También cambiará la forma en que nos relacionamos con nuestro entorno, para bien o para mal. Lo más importante de esta nueva realidad es que permitirá a las personas sentirse más conectadas que nunca.

El metaverso es emocionante, pero también tiene el potencial de dar miedo. Como hemos visto, hay muchas preguntas sobre cómo cambiará nuestras vidas y si perderemos la privacidad en este nuevo mundo digital.

Sin embargo, también hay muchas oportunidades que pueden surgir de esta nueva tecnología. No hay duda de que el metaverso cambiará nuestras vidas tanto como lo ha hecho cualquier otra gran innovación.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir